"Creedme" planta cara a los estigmas y promueve una conversación necesaria

Miembros de varios grupos de supervivientes de agresiones sexuales se reunieron con los creadores y el reparto para debatir acerca de la experiencia de los supervivientes y la mejor manera de prestarles apoyo.

La charla, que tuvo lugar en las oficinas de Netflix en Hollywood, se organizó con motivo del estreno de la miniserie Creedme. Este proyecto en ocho partes narra la historia de Marie (Kaitlyn Dever), una adolescente que debe lidiar con las dudas de la policía y de su entorno más cercano cuando afirma haber sufrido una agresión sexual en su propia casa.

El evento reunió a ponentes de diversas organizaciones pioneras en este campo: End Violence Against Women International, Peace Over Violence, Project Sister Family Services; Rape, Abuse & Incest National Network (RAINN); Hollywood Health & Society; y Together We Rise también acudieron. Dos terapeutas miembros de RAINN estuvieron a disposición de cualquier asistente que necesitara apoyo adicional tanto durante como después de la charla.

Joanne Archambault, CEO de End Violence Against Women International, expresó su deseo de que la serie pudiera facilitar la transformación de los estereotipos asociados a las agresiones sexuales. "Se trata de cambiar las ideas preconcebidas sobre qué aspecto debe tener la víctima de una agresión sexual", apuntó.


Creedme bebe de varias fuentes, incluido el artículo de 2015 "An Unbelievable Story of Rape", de The Marshall Project y ProPublica, ganador de un premio Pulitzer y que serviría de punto de partida para el libro Creedme, publicado en EE UU en 2018. En 2016, la historia inspiró también el episodio "Anatomy of Doubt" del podcast This American Life.

Ken Armstrong, uno de los autores del artículo y el libro, participó en la charla junto a las productoras ejecutivas Susannah Grant (Erin Brockovich), Sarah Timberman (Justified: La ley de Raylan) y Lisa Cholodenko (Los chicos están bien), y los miembros del reparto Merritt Wever, Danielle Macdonald y Eric Lange, que acompañaron a la protagonista, Kaitlyn Dever.

"Lo que espero y deseo es que vuestra serie consiga que la gente hable sobre este problema", dijo Archambault mientras expresaba su agradecimiento al equipo creativo.

Durante el evento se proyectaron varios fragmentos de la serie, incluido el examen médico de Marie en el hospital y una de sus primeras conversaciones con la policía acerca del presunto incidente. (Aquí puedes echar un vistazo a los entresijos de la serie.)

Además de mostrar el impacto que la investigación del supuesto ataque tiene sobre Marie, la serie también expone los diversos problemas a los que ella y otras víctimas se enfrentan tras sufrir una violación. "La serie retrata con mucho acierto la cuestión de la seguridad", afirmó Wendy Blanco, directora de Recursos clínicos de Peace Over Violence. "Si no te sientes físicamente segura, no podrás llevar una vida normal".

Archambault, subinspectora retirada del Departamento de Policía de San Diego, supervisó durante diez años la Unidad de Delitos Sexuales de dicho departamento y ayudó a promover la campaña de concienciación Start By Believing, pensada para cambiar la forma en que la sociedad reacciona ante las víctimas de abuso de menores y violencia sexual. Anticipándose al estreno de la serie, Start By Believing publicó una página dedicada a Creedme en la que los visitantes pueden encontrar recursos de ayuda, voluntariado y otra información.

"De verdad creo que tendrá un impacto importante", comentó Archambault en referencia a la serie. "Todos debemos esforzarnos más por entender cómo es una agresión sexual, abandonar las ideas preconcebidas y erróneas, y transformar el estigma social negativo asociado".

Fotos cortesía de Netflix y Andrew Toth / Getty para Netflix

Más del Blog de la empresa

Principio