Del guion a la pantalla: facilitando la producción mediante la tecnología

Netflix ha cambiado de mil maneras desde su lanzamiento hace ya más de 20 años, y a su vez ha propiciado cambios en la forma en que las historias cobran vida. A medida que Netflix ha evolucionado hasta convertirse en una productora de entretenimiento global, también hemos ido asumiendo la responsabilidad de todo el proceso de creación de las historias, de principio a fin. La producción es una actividad compleja y sofisticada, pero el proceso no ha sabido aprovecharse de la tecnología para innovar, colaborar y comunicarse como sí ha ocurrido en muchas otras industrias. En Netflix afrontamos un desafío único: producir en cada vez más países repartidos por todo el mundo con decenas de miles de profesionales creando contenido de entretenimiento para Netflix, ya sea directamente o por encargo. Tras pasarnos los últimos dos años analizando el problema, hemos descubierto oportunidades muy interesantes para transformar ese punto común, esa intersección que existe entre tecnología y producción.

Un elemento en el que nos hemos centrado es la iniciativa llamada Prodicle. En esencia, Prodicle permite poner en manos de nuestros equipos de producción freelance diversas aplicaciones y tecnologías de producción. Gracias a esta plataforma de base podemos aprovechar tecnologías existentes, como G Suite de Google, para colaborar con nuestras producciones en tiempo real. Es más: podemos introducir nuevas tecnologías que cambien por completo los fundamentos logísticos y de planificación que toda producción requiere. A modo de ejemplo, echemos un vistazo a nuestra primera aplicación web progresiva: Prodicle Move.

El objetivo de Move es dar respuesta a una pregunta muy sencilla: "¿qué está ocurriendo ahora mismo en el plató?". Queremos que todos los usuarios dispongan de acceso a esa información mediante una app para móviles que les proporcione los datos clave del rodaje. El concepto en sí no es rompedor, pero el potencial de recopilar información que antes solo estaba disponible en emails y archivos PDF y reunirla en un único lugar en tiempo real abre un amplísimo abanico de posibilidades para mejorar la eficiencia en todas las etapas de la producción y también en el estudio.

Llevamos varios meses haciendo pruebas con Move en algunas de nuestras producciones de mayor envergadura. Nuestros colaboradores de GLOW y Una serie de catastróficas desdichas son solo dos ejemplos. Es increíble el entusiasmo con el que estos equipos afrontaron los cambios en áreas clave de su flujo de trabajo habitual para probar algo nuevo. Tras unas semanas de pruebas de software y recopilación de feedback, nuestros equipos de ingeniería transformaron todos esos comentarios en nuevas prestaciones, creándose así un bucle de feedback muy útil para el desarrollo del software. Es una colaboración ideal de la que seguiremos aprendiendo y que iremos ampliando.

Desde siempre, el negocio del cine ha sido trabajoso y complejo, sujeto a tantas ineficiencias que es imposible dar cuenta de todas. Pensemos en esto: cientos de personas que quizá no hayan trabajado nunca antes juntas se reúnen en distintos lugares de todo el mundo y gastan millones de dólares, y todo basándose en una simple idea. Las producciones que requieren rodar en distintas (y distantes) localizaciones geográficas añaden otra capa más de caos organizativo, añadiendo viajes, diversas zonas horarias, prácticas empresariales multiculturales, etc. Este apetito por la flexibilidad otorga una inmensa libertad a los creativos, pero al mismo tiempo sepulta la producción bajo montañas de procesos organizativos más y más complejos. Es vital fomentar y preservar el cine como forma de arte. Mejorar los componentes operativos que sustentan ese arte supone un elemento crucial para conseguirlo por la sencilla razón de que aliviaría la carga que suponen los procesos operativos y permitiría a los equipos dedicar más tiempo a ejercer su labor creativa.

Muchos de los procesos más rudimentarios presentes en toda industria están también presentes en el mundo de la producción. La administración de personal, las relaciones con servicios y proveedores, la planificación y la logística, las comunicaciones a escala global, la prevención de riesgos y la seguridad son necesidades empresariales básicas que forman parte del negocio de la creación de contenidos. Por desgracia, estas necesidades no se han afrontado adecuadamente aprovechando la tecnología moderna debido a la complejidad propia de la producción. Tras identificar esta necesidad, muchas empresas de software han intentado hallar soluciones para este sector. Sin embargo, dichas soluciones no son lo bastante robustas o modulares para satisfacer las necesidades de nuestras variables de contenido. En Netflix, las características buenas pero no imprescindibles de tal o cual software se convierten en necesidades puras y duras debido a la escala a la que trabajamos. Nuestro objetivo es fomentar la evolución del software de producción defendiendo activamente este cambio, tan desafiante como necesario.

Aspiramos a fomentar tres iniciativas personales clave: el tiempo, el empoderamiento y el impacto. El tiempo es nuestra "moneda" personal. Con empoderamiento se hace referencia a la sensación de contribuir de forma relevante. Por último, el impacto son los resultados de esa contribución, que se logra invirtiendo adecuadamente el tiempo.

Nos estamos centrando en aprovechar el poder de la tecnología para facilitarles las cosas a nuestros socios creativos y eliminar el lastre estratégico que supone gestionar producciones a gran escala, tanto para los artistas como para los técnicos. Apoyar a las personas para que puedan dar lo mejor de sí mismas mientras trabajan en un proyecto de Netflix es algo que nos apasiona. Creemos que gracias a la tecnología y la colaboración con mentes creativas lograremos alcanzar nuestras metas.

Nos aguardan muchos desafíos. Implantar nuevos procedimientos no resultará fácil en esta industria, cimentada como está sobre dependencias y legados históricos. Creemos que el éxito depende de encontrar y desarrollar soluciones que resulten beneficiosas tanto en pleno rodaje como en el estudio. La asociación entre Netflix, la comunidad tecnológica y la comunidad de la producción de entretenimiento es vital.

No pierdas de vista nuestro blog tecnológico, donde publicaremos más noticias y detalles sobre el desarrollo de estas iniciativas y nuestra estrategia para llevar la tecnología a los rodajes y los estudios.

-Chris

Chris Goss es director de Studio Technology en Netflix

Más de Blog de la empresa

Índice de velocidades de ISP para Netflix - Febrero de 2018

A continuación destacamos algunos datos de febrero del Índice de velocidades de ISP para Netflix, nuestra actualización mensual sobre los proveedores de servicios de Internet (ISP) que ofrecen la mejor experiencia de streaming de Netflix durante el horario de máxima audiencia. Sigue leyendo

Principio