Juegos solidarios: Extra Life une al voluntariado de Netflix para una gran causa

Un evento benéfico inspirado en la resiliencia de la bebita de un ingeniero de Netflix.

El mes pasado, los empleados de Netflix recaudaron fondos en tres ciudades durante dos días para Extra Life, una organización sin fines de lucro que reúne a jugadores de videojuegos en apoyo de una red de hospitales de niños (Children’s Miracle Network Hospitals).

Extra Life se fundó en 2008 y junta dinero a través de voluntarios que cambian un día de juegos por una donación de amigos y familiares, como cuando un corredor busca patrocinadores para un triatlón. Lo recaudado se entrega directamente al hospital que elija cada voluntario de los 170 que incluye la red en EE. UU. y Canadá. Desde su nacimiento, se recaudaron más de 50 millones de dólares que llegaron a 10 millones de niños. 

El ingeniero informático Brian Moyles, que trabaja para Netflix en Los Gatos desde hace ocho años, organizó el primer evento de Extra Life en la empresa en 2016 después de pasar un momento muy difícil con su hija Abigail, que a los siete meses tuvo que someterse a una cirugía cardíaca a causa de una arritmia.

En el posoperatorio, la bebé quedó internada dos meses en el hospital de niños de Stanford, tuvo que alimentarse mediante una sonda y sufrió a una parálisis en las cuerdas vocales. Recién después de varios meses se recuperó del todo y pudo volver a comer normalmente. “Ya pasaron cuatro años y todo está bien desde entonces”, dice Moyles.

Sin embargo, el mal momento marcó a fuego a toda la familia. “Fue lo peor que pasamos —recuerda—. Pero afortunadamente mi mujer y yo nos rodeamos de personas en situaciones parecidas o, en muchos casos, más inciertas y graves. Nos cambió completamente, desde la relación de pareja a la relación con nuestros hijos, la familia y los amigos. Cambió nuestra forma de ver el mundo”.

El evento de Extra Life y Netflix en Los Gatos del 9 de noviembre.


Danielle, la mamá, tuvo que convertirse en enfermera, y el papá lanzó Extra Life, lo cual, según él, hubiera sido imposible sin la cultura de Netflix. “En mi experiencia, Netflix es la organización que más libertad y autonomía ofrece a los trabajadores a cambio de confianza y responsabilidad”, agrega Moyles.

El primer año, el pequeño grupo de voluntarios alcanzó la meta de cinco mil dólares que se habían fijado, en parte, gracias al programa solidario de la empresa "employee matching gift", y rápidamente todos empezaron a hablar de transformarlo en un evento anual. “El entusiasmo y las ganas de seguir fue impresionante y me hizo creer que el proyecto podría seguir creciendo”, dice.

Desde entonces, Extra Life se hace todos los años y crece sin parar: el año pasado, se recaudaron más de veinticinco mil dólares y este año treinta y dos mil. Además, ahora también participan familiares y amigos del voluntariado de Netflix. Entre todos, en 2019 colaboraron alrededor de cien personas.

Después, el mayor desafío fue trasladar la experiencia a las oficinas de Los Ángeles y Salt Lake City. Moyles aclara que la expansión geográfica tuvo sus particularidades y pudo realizarse gracias a un grupo de colegas muy predispuestos. 

Antes del arranque, varios voluntarios de Extra Life de la oficina de Netflix en Salt Lake City visitaron un hospital de niños cercano (Primary Children’s Hospital) para ver cómo se invertía lo recaudado.

De izquierda a derecha: Daniel Jepperson, Austin Smith, Griffin Johnson y Gregory Montague con Julia Saxton (en el centro), de Primary Children’s Hospital.

“Es un trabajo fundamental y te cambia la vida para siempre. Todos nos sentimos muy afortunados de poder participar —dice el analista de investigación técnica Austin Smith—. Esperamos que nuestro granito de arena sirva para ayudar y aliviarles el dolor a las personas que atraviesan momentos difíciles”.

Siguiendo el espíritu lúdico de Extra Life, el hospital de Salt Lake City usó las donaciones de 2018 para comprar una Xbox One X para cada habitación, así los pacientes pueden jugar entre ellos con un servidor privado, incluso si tienen que permanecer aislados por razones médicas.

“No tiene precio que Netflix nos ayude a lograr el propósito de la red de hospitales de niños —dice Julia Saxton, directora del programa en Primary Children’s Hospital—. No se trata solo de dinero, sino más bien del mensaje de apoyo que les da a los niños y sus familias en las comunidades”.

Por otra parte, según Moyles, Extra Life también ha tendido puentes entre los colegas de Netflix de distintos departamentos y oficinas.

“Es mucho trabajo, pero termina siendo muy divertido —reconoce—. Conocí y colaboré con personas grandiosas, algo que hubiera sido imposible de otra manera. Es muy gratificante impulsar cambios reales y ayudar a quienes necesitan ayuda”.

¿Qué sigue? Moyles quiere llevar Extra Life a otros países. “Sobre todo —explica—, me gustaría que se vuelva una nueva tradición de Netflix, como tantos otros proyectos que empezaron de a poco y ahora son parte del ADN de la empresa”.

Kate Stanhope

Kate Stanhope integra el equipo de Comunicaciones de Netflix.

Fotos cortesía de Simpson Yiu y Austin Smith.

Más: Blog empresarial

Principal